Los Notocactus

25

Familia: Cactaceas

Originario de Sudamérica, el género Notocactus consta de más de 40 especies, la mayor parte de las cuales son fáciles de hallar y muy adecuadas para lugares soleados. Es el cactus más fácil de cultivar y también uno de los más elegantes, con espinas de colores y unas espléndidas y abundantes flores.

De forma globular o cilíndrica, el cuerpo de la planta esta recorrido por una serie de costillas verticales cubiertas de púas espinosas. Sus grandes y vistosas flores, en forma de embudo, aparecen en torno a la cima de la planta entre finales de primavera y finales de agosto.

Técnica De Cultivo

Primavera y verano

Se trasplanta a principios de la primavera justo antes de reanudarse activamente el crecimiento de la planta, utilizando un compost para cactus o bien una mezcla a base de dos partes de compost para maceta por una de arena gruesa.

Si las raíces han llenado completamente la maceta, se trasplanta el cactus en una maceta solo una medida más grande, ya que la floración se ve estimulada por el hecho de que la masa de raíces este ligeramente “constreñida” en el recipiente.

Las plantas que alcanzan una altura de 10 cm, deben sacarse cada año de la maceta para controlar sus raíces, y debe renovarse la superficie del compost. La temperatura ambiente normal es suficiente y puede alcanzar los 27° C, sin que la planta se resienta por ello.

De hecho, hay que tenerla en una posición bastante luminosa y con el máximo de luz solar para que esté en forma y florezca. Se riega bien el compost y se deja secar completamente antes de regarlo de nuevo. Cada cuatro semanas, durante toda la estación vegetativa, de abril a septiembre, se añade al agua un fertilizante.

Otoño e invierno

Se concede a la planta un período de reposo invernal y se la tiene a una temperatura fresca, preferiblemente en torno a los 10° C, y en la posición más luminosa posible. A esta temperatura no hace falta regar entre octubre y marzo, si hace más calor puede ser útil regar, pero muy de vez en cuando. La planta desea un ambiente aireado, pero sin corrientes de aire.

Multiplicación

Sin ser el único, el más rápido método de multiplicación es el de las semillas, la mayor parte de las especies produce flores normalmente a partir del segundo año. Se siembra en febrero y marzo, para ello se llenan los semilleros con un compost especial para semillas o con una mezcla a partes iguales de turba y arena fina, se empapa el substrato de agua, se comprime y nivela.

Las semillas se desparraman por la superficie y se cubren con arena fina; luego se pone el recipiente a la sombra en un propagador a 21-24° C, de temperatura. Para airear el ambiente se abre el propagador durante una hora o dos al día.

En el momento de la germinación, al cabo de unas 3 semanas, las plántulas parecen unas minúsculas bolas de color verde; se saca el recipiente del propagador y se expone a una luz intensa, pero evitando la luz solar directa.

Las plántulas tienen que crecer ininterrumpidamente durante un año en el semillero antes de ser trasplantadas a macetas individuales. Durante esta fase, la temperatura tiene que estar entre los 18 y 21° C.

Otro sistema, para las plantas que producen renuevos, consiste en separar delicadamente estos de la planta madre. La época ideal para hacerlo es en abril o a primeros de mayo. Una vez arrancados, se trata el corte con un funguicida a base de azufre.

Antes de plantar los renuevos en el compost normal se dejan secar y cicatrizar durante una semana y luego se ponen en un lugar ligeramente sombreado y a una temperatura de 21-24° C, rociando con agua el compost para evitar que se seque completamente.

Los renuevos deberán arraigar al cabo de 6-8 semanas y una vez empiezan a crecer hay que tratarlos plenamente como a las plantas maduras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here