Como obtener esquejes fácilmente

53

Hay una amplia gama de plantas de interior que se pueden multiplicar fácilmente haciendo que echen raíces en el agua. Es un método sumamente sencillo.

Se pueden coger esquejes en el interior en cualquier momento del año, debido a que se encuentran en un ambiente artificialmente controlado. La mejor época para hacerlo, de todos modos, es en primavera y verano cuando hay mucha luz y las plantas están en su fase de crecimiento más activa.

Preparativos

Lo único que necesitas es un tarro de mermelada, lleno de agua hasta unos 13mm del borde y cubierto con una hoja de papel de aluminio sujeta con una goma elástica.

Se insertan los esquejes por unos pequeños orificios practicados en el aluminio de modo que entre la mitad y las dos terceras partes de los mismos queden sumergidos en el agua. Si el ambiente es cálido y luminoso enseguida se desarrollan raíces suficientes para llenar el tarro.

Existe una gelatina especial llamada Clearcut, que puede encontrarse en las tiendas especializadas y que se vende en unos recipientes parecidos a los del yogur.

Funciona según el mismo principio que el tarro cubierto de aluminio, y los esquejes se meten por unos orificios que tiene el recipiente en la tapa, pero, a diferencia de lo que pasa con el agua, esta gelatina permanece pura e incontaminada y estimula la formación de raíces en una gama más amplia de esquejes.

Una vez que el recipiente está lleno de raíces el trasplante resulta menos problemático ya que las blandas y delicadas raíces que se estropean al ser trasladadas del agua a compost están en este caso protegidas por una espesa capa de gelatina que evita que sufran daños al trasplantarlas.

Obtención del esqueje

Los esquejes deben tener entre 10 y 15 cm de longitud. Elimina las hojas más bajas cortándolas con un cuchillo bien afilado y has el corte final justo por debajo de una zona axilar.

Haz una serie de orificios en la tapa de aluminio -uno por esqueje- e insértalos. Puedes ponerlos bastante juntos, pero procura que no estén en contacto entre sí.

Cuando empiecen a formarse las raíces en el agua, lo cual puede durar entre una y ocho semanas, según la planta de que se trate, añade un poco de fertilizante líquido no muy fuerte para estimular el crecimiento de las mismas.

Con el tiempo el agua se puede volver de color verduzco debido a la presencia de algas microscópicas; eso no tiene porqué preocuparte, porque el desarrollo de las raíces no se ve alterado.

Espera hasta que el recipiente este razonablemente lleno de raíces antes de trasladar la planta de lugar. Luego plántala en una maceta con un buen compost mezclado con una cuarta parte de perlita para darle una textura que permita circular mejor el aire por entre las delicadas raíces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here