Diferentes formas de guardar tus frutas y verduras para mantenerlas listas para su consumo

640

A lo largo del año la naturaleza nos brinda diferentes productos saludables y deliciosos y al igual que nosotros van cambiando acorde a la temporada, por esto mismo no podemos disfrutar de ciertos sabores en nuestra mesa así que aquí en De Agronomia te explicaremos el cómo tener siempre disponible algunos ingredientes para tu degustación.

Hacer conservas en frascos

Este es el método más conocido por su facilidad y eficacia, a continuación te presentaremos el cómo debes de guardar cada tipo de alimento.

  • Leguminosas: para este tipo de alimento la forma de conservarlas es cociéndolas por 15 minutos en agua y al terminar este tiempo se vacía dentro de un frasco de cristal, se llena hasta el tope y se cierra, es preferible que el frasco tenga un buen sello de lo contrario las leguminosas no aguantaran por mucho tiempo. Para terminar el frasco cerrado se esteriliza a baño maría, este proceso consiste en introducir en una olla con agua hirviendo durante 25 minutos con un trapo al fondo, al terminar se dejan enfriar dentro de la olla o sacarlos y voltearlos boca abajo de esta forma se crea un vacío dentro del frasco lo cual conservara más tiempo las leguminosas.
  • Verduras: Las verduras frescas se lavan y pelan dependiendo los gustos se cortan, se calienta agua salada y cuando hierva se cosen las verduras en esta durante unos 5 minutos aproximadamente, al terminar se sacan de la salmuera y se lavan en agua fría y se mete en frascos junto con el agua salada que se ocupó para cocerlas, el agua debe quedar hasta el tope como en el caso de las leguminosas, y de igual manera al terminar el frasco se esteriliza al baño maría.
  • Guisados y salsas: si se tiene un guisado de pura verdura sin carne y se quiere conservar se tiene que vaciar caliente en un frasco y cerrarlo herméticamente para esterilizarlo en baño maría.
  • Frutas: Las frutas se conservan en almíbar (200 gr de azúcar por cada litro de agua) se pela la fruta, se quita el rabo y semillas. Se pone a hervir el agua y cuando esté lista se colocan las frutas por 5 minutos. Después los pedazos de fruta se guardan en un frasco y se cubren con el almíbar tibio se cierra y se esteriliza con baño maría. Estas frutas las podremos ocupar para hacer distintos postres y decoraciones.

Guardar en envoltorio plástico

  • Algunos productos cuentan con un envoltorio plástico (plástico film) el cual si uno envuelve alguna fruta o verdura dentro de este y lo sella con pinzas y lo guarda en el congelador aumenta la duración del producto en cuestión por aproximadamente un mes lo cual es una forma perfecta de reutilizar los plásticos.

Conservar al aire fresco

  • Algunas verduras como las papas, ajos, cebollas… no necesitan de un guardado en especial, ya que estas pueden durar bastante tiempo siempre y cuando nos aseguremos de que están secas sin ningún tipo de humedad y se encuentren en un lugar fresco, seco y oscuro, en este caso se podría utilizar una caja con un trapo o cualquier material que permita al vegetal respirar pero que no permita el paso de luz hacia este.

Secar a la sombra

  • La mayoría de plantas aromáticas y medicinales se pueden colgar y secar a la sombra para guardar y consumir por aproximadamente un año sin que estas pierdan sus propiedades.

Secar con el sol

  • Este método solo se puede ocupar en zonas donde el calor del sol durante el verano y las otras estaciones se mantenga en un aproximado a los 32 grados centígrados y debe de mantenerse por al menos dos días completos.
  • Los alimentos que pueden someterse a este método serían los que conocemos como fruto seco, tales como higos, uvas, ciruelas y la mayoría de las frutas con algunas semillas como lo son las nueces y las castañas.
  • Para este método se requiere mucho cuidado y existen objetos que permiten que este proceso sea realizado con éxito, tales como cajas con rejillas y paneles que permiten una distribución de calor uniforme dentro de esta haciéndolo una forma muy higiénica y efectiva. De igual manera se puede replicar de una manera más económica con una caja forrada de papel aluminio y con una rejilla en su interior para colocar el alimento a deshidratar y al final se tapa con un cristal intentando mantener un sello hermético para evitar la entrada de cualquier contaminante o insecto.

Conserva en vinagre

  • Este es similar al método de las conservas en frascos, pero con la variante de que no se ocupa salmuera o almíbar y el líquido que se utiliza es el vinagre pero este no se hierve, solo se coloca la verdura en el interior y se llena a tope del frasco con vinagre, de igual manera este método solo se recomienda para verduras tales como las cebollitas, pepinos, aceitunas, zanahorias y las hortalizas, de igual manera se pueden conservar huevos con esta opción.

Congelación

  • Esta es la opción más fácil con la que contamos pues solo se necesitaría de un refrigerador, la mayor parte de los frutos y vegetales se pueden guardar de esta manera con el único inconveniente de que si cuentan con un gran contenido de agua les cambiara la textura. La forma correcta para guardar alimentos de esta forma es congelar después de haber cortado en cubos o fileteado los alimentos, de igual manera se recomienda dividir en porciones acorde a nuestro uso porque entre más grande tardara más tiempo en descongelar.

Más ejemplos

A continuación listaremos unas cuantas opciones que cumplen con el trabajo pero pueden no ser tan económicas;

  • Deshidratador de alimentos: Son aparatos eléctricos cuya función es secar el alimento de forma artificial deshidratando casi cualquier fruta o verdura que quepa en su interior para su conservación, en todos estos aparatos las frutas o verduras se deben de cortar en pequeños trozos para su correcto funcionamiento.

  • Bolsas de plástico con cierre: en esta opción se recomienda para pequeñas porciones y la duración de la conserva no es muy amplio pero aísla de muy buena forma el aroma de los productos en su interior, generalmente se utilizan para el método de congelación.
  • Conservar en aceite de oliva extra virgen: Esta es bastante similar al vinagre solo que más costoso y se tiene que tener bastante cuidado en el tratamiento de la conserva pues si se llega a calentar puede echarse a perder desperdiciando comida y afectando nuestro bolsillo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here