El Pelargonium o Geranio

58

Familia: Geraniaceas

Nombre común: Pelargonio, Geranio.

Las más de 200 especies del género Pelagonium son originarias de una vasta área que se extiende desde Sudáfrica hasta el Mediterráneo pasando por Australia y Asia occidental. Los geranios son apreciados tanto por sus flores, abundantes y de vivos colores. Como por la belleza de sus hojas, en ocasiones incluso perfumadas.

Acerca de su nombre existe cierta confusión: Las plantas conocidas como “Geranios” pertenecen en realidad, al género Perlagonium, mientras que los geranios propiamente dichos son especies del género Geranium.

Las plantas de Geranio cultivadas en casa son por lo general pequeños arbustos matosos con unos tallos tiernos y frágiles muy ramificados. Las hojas que pueden asumir muchas formas y dimensiones distintas, son soportadas por unos pecíolos casi tan largos como las propias hojas. El tipo más común de hoja es redondeado, con bordes ligeramente lobulados.

Técnica De Cultivo

Primavera y verano

Los pelargonios se trasplantan en primavera en un compost a base de mantillo de jardín con un buen drenaje, las variedades del geranio hiedra dan óptimos resultados utilizando un compost para catáceas.

No conviene usar macetas demasiado grandes. Las plantas jóvenes se cambian de maceta si las raíces empiezan a asomar por los orificios de drenaje. En los ejemplares jóvenes se pinzan los ápices vegetativos para estimular a la planta a ramificarse. Las plantas más viejas tienen que podarse y trasplantarse cada año en primavera, con excepción de los geranios de floristería, con lo que estas operaciones tienen que efectuarse a finales de verano o principios de otoño.

Se cortan las plantas a la mitad de su altura para estimular la formación de nuevos brotes. Se saca la planta de la maceta, se sacude el viejo mantillo, se cortan las raíces demasiado largas y espesas, y se planta de nuevo en una maceta con compost fresco.

Los pelargonios crecen bien a temperaturas ambientes normales hasta los 21-24° C. Requieren exposiciones luminosas (a pleno sol crecen exuberantes) y ambientes bien aireados.  Se riegan lo suficiente como para humedecer completamente el compost. Cada dos semanas, entre abril y septiembre, se suministra un fertilizante líquido.

Los geranios de floristería, a mediados de verano, deben descansar 6 semanas, regando para que el compost no se seque.

Otoño e invierno

En invierno necesitan una temperatura de 10-16° C. Hay que garantizar a la planta mucha luz y el máximo de sol posible, teniéndola en un ambiente seco y aireado, pero sin corrientes de aire. Se riega solo de vez en cuando, lo justo para evitar que el compost se seque completamente. Se desechan las flores marchitas y las hojas descoloridas.

Multiplicación

En verano se extraen de los tallos esquejes apicales de 8-10 cm, cortándolos justo por debajo de un nódulo. Se eliminan del esqueje las flores, los capullos y las hojas más bajas, se trata la superficie del corte con un preparado a base de hormonas rizógenas y se planta el esqueje en una mezcla de turba y arena gruesa a partes iguales, enterrándolo hasta un nivel de las hojas presentes más bajas.

Se dejan que echen raíces manteniendo el compost húmedo, en una posición ligeramente sombreada y a 16-18° C. de temperatura. Al cabo de unas 6 semanas, cuando las raíces han prendido bien, se traslada cada plántula a una maceta individual llena de mantillo de jardín. A partir de ese momento se tratan como ejemplares adultos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here