Exacum o Violeta Persa

59

Familia: Gencianaceas

Nombre común: Violeta Persa

Una de las pocas plantas de este género que se adoptan bien al interior de una casa es la Exacum affine, originaria de la Isla Socotra, en el océano Indico.

Esta preciosa, pequeña y sencilla planta tiene el aspecto de una mata de 15-25 cm, de altura y es muy indicada como centro de mesa en verano, cuando se llena de pequeñas flores perfumadas de color lila o blanco.

Si bien es una planta perenne, es mucho más sencillo tratarla como anual cultivándola cada año a partir de semillas.

Técnica de cultivo

Primavera y verano

El Exacum exige temperaturas elevadas (hasta 30° C), ambiente húmedo y exposición a plena luz, pero sin insolación directa. A menudo, el lugar más indicado es el cuarto de baño. Se mantiene la tierra mojada, pero no empapada, el mejor modo de regarla consiste en dejarla durante unos minutos sobre una bandeja llena de agua para que la absorba por abajo.

Una vez a la semana se añade un poco de fertilizante líquido al agua. La floración dura un poco más si se tiene la precaución de eliminar las flores a medida que se van marchitando.

Otoño e invierno

Si se quiere conservar la planta hasta el año siguiente, se reduce el riego al final de la floración, pero sin dejar que el compost se seque completamente. La alimentación se interrumpe y la temperatura ambiente ha de bajar hasta los 15° C.

Multiplicación

La planta se reproduce muy fácilmente por semillas y no vale la pena conservarla de un año a otro. Se siembra a finales de verano o en primavera.

En el primer caso, las plantas florecen antes del verano siguiente; en el segundo caso, la floración persiste incluso en otoño y, por consiguiente, es conveniente sembrar las plantas parte en septiembre y parte en marzo.

Las semillas se entierran ligeramente en un recipiente lleno de compost para semillas previamente humedecido, que se deja a la sombra y a una temperatura en torno a los 24° C.

Lo ideal es utilizar un pequeño propagador eléctrico, pero, si no se tiene ninguno a disposición se envuelve el recipiente con una bolsa de plástico transparente y se pone en un alféizar de ventana donde no dé el sol directamente.

Cuando las yemas sean lo suficientemente grandes se pueden trasplantar a macetas de 7 cm, de diámetro llenas de un compost fértil, al amparo de corrientes de aire y de la insolación directa.

El compost se mantiene húmedo y se va dando la vuelta a los recipientes para que las plántulas crezcan rectas. Cuando alcanzan los 6 cm, de altura se trasplantan a unas macetas más grandes con una capa de grava o cascajos en el fondo.

Para obtener una hermosa mata de Exacum hay que pinzar las yemas apicales de las plántulas y disponerlas en grupos de 5 en macetas de 15 cm, de diámetro. Las plantas que hayan crecido en otoño necesitan una temperatura invernal entre los 18 y los 21° C.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here