Glicinas Trepadoras de Alto Vuelo

62
  • Ciclo de vida: Perenne.
  • Nombre científico: Wisteria Sinensis.
  • Floración: A principios de la primavera (a veces también en otoño).
  • Suelo: Sueltos y drenados, pero tolera los arcillosos alcalinos.
  • Ubicación: Alcanza con un par de horas diarias de sol.
  • Temperatura: Clima cálido, pero llega a tolerar las heladas.
  • Riego: Hace falta solo en verano, cada tres días.
  • Propagación: Mediante acodo aéreo en el invierno o por semillas en otoño o primavera.

Son ideales para jardines, pero también para balcones y patios, resisten perfectamente diferentes climas.

Con sus flores dispuestas en grandes racimos, la Glicina es una trepadora perfecta para adornar balcones y paredes de patios y exteriores, tiene un perfume muy agradable y penetrante y además es una plana fácil de cultivar y que aguanta muy bien las inclemencias del tiempo, prácticamente no tiene contra.

Se trata de una liana Perenne Caducifolia que puede llegar a alcanzar los 10 metros de alto, los tallos jóvenes pubescentes, se enroscan, los viejos son gruesos y retorcidos; en cuanto a las hojas tienen entre 10 a 30 cm de largo y están dispuestas en forma alternada.

El fruto es una vaina aterciopelada dura de 8 a 11 cm de longitud, pero lo más atractivo son las flores, lilas o blancas, agrupadas en grandes racimos colgantes que llegan hasta los 15 o 20 cm. De largo.

La planta que pertenece a la familia de las Leguminosas, florece en primavera antes que salgan las hojas y a veces también en otoño, existe una variedad Alba de flores blancas y también numerosos híbridos de distintas tonalidades que van del azul violáceo al Rosado.

Bella y adaptativa

La Glicina está muy difundida en Argentina y muchas otras partes del mundo además de linda es una planta resistente, sin demasiadas complicaciones para el cultivo y con una gran capacidad de adaptación.

Aguanta muy bien las temperaturas bajas, incluso las heladas, aunque está claro que se desarrolla en condiciones ideales si está ubicada en un sitio cálido y soleado; pero es cierto que tampoco exige tanta luz, se comporta bien con un par de horas diarias de exposición al sol.

Agua en verano

Para crecer bien la Glicina requiere suelos sueltos y bien drenados, pero en este caso también demuestra su flexibilidad: Tolera sin resentir su desarrollo los suelos arcillosos o alcalinos, como una ayuda siempre suma, para mejorar los suelos resulta conveniente agregar abonos orgánicos

La Glicina se caracteriza por su crecimiento vigoroso y es una planta muy longeva, no da mucho trabajo, pero es bueno adicionar riegos durante todo el verano.

La poda viene bien

Los tallos de esta planta llegan a formar una estructura leñosa de llamativo vigor, se retuercen en largas guías que se enroscan en el sentido contrario a las agujas del reloj, la Glicina es muy expansiva y entonces, tanto a mediados o finales del verano como a finales del invierno es necesaria una poda para controlar el crecimiento, pero no solo eso la poda también es buena para propiciar la floración.

Para hacerlo correctamente se deben podar los brotes largos dejando 2 o 3 yemas, la Glicina se propaga de dos maneras: Por el sistema de acodo aéreo en el invierno o a través de semillas durante el otoño o la primavera; un dato importante para tener en cuenta -y después no sufrir una decepción- las plantas obtenidas de semilla solo florecen al cabo de algunos años.

Enemigos

La Glicina no está precisamente entre las plantas más vulnerables a las amenazas, las plagas que la afectan con mayor frecuencia son los Pulgones que se eliminan sin problemas con cualquier insecticida común, también suele ser atacada por arañas rojas, pero eso no debe ser mayor motivo de preocupación porque la planta es muy vigorosa y resiste bien; la planta también está expuesta al ataque de royas que conviene controlar con un funguicida adecuado.

Para terminar un consejo: siempre es recomendable limpiar las hojas caídas, porque pueden servir de vehículo de transmisión de estas plagas para el año siguiente.

Origen

La Glicina es originaria de China, su cultivo es muy difundido en varias partes del mundo, en forma silvestre se la halla en distintas regiones de la Argentina, por ejemplo, en el Delta del Paraná.

Diseño del espacio

La Glicina es una planta trepadora apropiada para decorar las entradas de las casas, los balcones, muros y pérgolas, prefiere el calor y el pleno sol, de flores blancas, lilas o rosas, con una fragancia que penetra por todos los rincones; es recomendable combinar enredaderas que florecen en diferentes momentos del año y tienen diferentes colores de flores y textura de follaje.

Otras especies emparentadas

Glicina Blanca (Wisteria Sinesis Vanalba)

Es una de las variedades más difundidas, de características similares a la glicina común se distingue por sus largos racimos de flores blancas, también se reproduce por el sistema de acodos; es una planta originaria de China, pero se cultiva en varias partes del mundo.

Vejilla De Olor (Latiros Odorata)

Es una enredadera anual que alcanza los 2 metros de altura, tiene los tallos angulosos, hojas alternas y flores muy vistosas muy perfumadas, multicolores; el fruto es una legumbre con varias semillas globulosas, florece en primavera, se reproduce por semillas.

Haba del Aire (Canavilia Bonariensis)

Liana Perennifolia de varios metros de altura, tallos volubles (que se enroscan) y hojas alternas flores Rosado-violetas en racimos péndulos, muy visitada por los picaflores, florece en octubre a marzo; fruto con grandes semillas muy vistosas. Origen Brasil, Uruguay y el litoral de Argentina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here