La Monstera o Filodendro

56

Familia: Araceas

Nombre común: Filodendro

La Monstera o Filodendro, es una de las plantas de interior más fáciles de cultivar. Sus hojas grandes, verdes, brillantes y hendidas, pueden alcanzar un metro de alto y 60 cm, de ancho.

Sus flores consisten en una espata blanco-verdosa con un espádice cónico en el centro de color blanco cremoso; a partir del mismo se desarrolla un fruto de sabor parecido a la piña americana. Es raro que llegue a florecer en casa.

Técnica de cultivo

Primavera y verano

Se trasplanta cada año en febrero-marzo hasta utilizar macetas de 40-50 cm. Las macetas se llenan con un compost fértil o con una mezcla a base de turba, poniendo una capa de cascajos en el fondo para garantizar un buen drenaje.

Una vez que la planta ha sido transferida a la maceta definitiva, simplemente se sustituye cada año la capa superior del compost (de un grosor de unos 2,5 cm.) por compost fresco.

Al trasplantar, se clava en la tierra un mecanismo de sujeción: una estaca cubierta de musgo es lo más indicado.

En verano es importante regar abundantemente, pero dejando secar la capa superior del compost entre riego y riego.

Cada 3-4 semanas entre marzo y septiembre, se diluye un fertilizante líquido en el agua del riego. También hay que rociar las hojas con agua a intervalos de pocos días y diariamente durante los días más calurosos del verano.

La planta debe tener luz abundante, pero no luz solar directa, porque los rayos del sol pueden provocar quemaduras en las hojas.

Para eliminar el polvo que se deposita sobre estas, se pasa un paño húmedo con mucha delicadeza; también se puede rociar la planta con un abrillantador foliar una vez al mes, para intensificar el brillo de las hojas.

Otoño e invierno

De noviembre a marzo se riega moderadamente, dejando que el substrato se seque antes de regar de nuevo. Una vez a la semana, o más a menudo si el ambiente es muy seco, se rocía agua sobre las hojas para mantener cierta humedad atmosférica.

La planta debe estar bien iluminada pero siempre a resguardo de la luz solar directa, a temperaturas no inferiores a los 13°C y preferiblemente un poco más altas.

Multiplicación

A principios del verano se corta el ápice, provisto de una hoja, haciendo el corte encima del nódulo; si el esqueje obtenido tiene raíces aéreas, aumenta la probabilidad de éxito.

Se trata la superficie del corte con un preparado funguicida a base de azufre y luego se planta el esqueje en un compost fértil o bien en una mezcla a base de turba.

La maceta, envuelta en una gran bolsa de plástico, se deja en un lugar bien iluminado, a 24-27°C, de temperatura.

Cuando aparece un nuevo brote en la zona axilar de la hoja del esqueje (lo que sucede al cabo de 4-6 semanas) se retira la bolsa de plástico y se cultiva la plántula como una planta adulta.

También se pueden obtener esquejes del ápice de los brotes laterales. Si la planta ha perdido las hojas más bajas y esta pelada en su parte basal, el acodo aéreo es un buen método de multiplicación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here