Todo lo que debes de saber de las semillas de calabaza, preservación y revisar si las calabazas están maduras para su consumo y datos del cultivo de la calabaza

328

Una de las semillas que se pueden llegar a almacenar con mucha facilidad son las de calabaza, aunque presentan la singularidad de que se deben de recoger en el momento que el fruto se encuentra completamente maduro. Las calabazas por si solas cuentan con un amplio catalogo de usos beneficiosos y recetas en las cuales se les puede sacar su máximo provecho y de igual forma pueden llegar a ser una perfecta decoración en la temporada de otoño. Aunque en este articulo te mostraremos como cosecharlas y aprovechar sus semillas.

A pesar de que el cultivo de otras frutas puede llegar a ser mas sencillo, pero en el caso de la calabaza se deben tener en cuenta una diversidad de factores que pueden cambiar el desarrollo de estas, los principales factores son, el clima, el estado de la plantan la coloración de esta y el periodo en el que nos encontramos al momento de cosechar.

Por eso en esta ocasión te mostraremos una guía de cultivo pensada especialmente hacia cultivadores que son novatos con esta planta.

Revisar si la calabaza está madura o aún le falta

Todo lo que debes de saber de las semillas de calabaza, preservación y revisar si las calabazas están maduras para su consumo y datos del cultivo de la calabaza

Es necesario conocer este dato antes de mostrarte el como se almacenan las semillas, así que conocer la temporada ideal de cosecha es fundamental.
la temporada en la cual las calabazas se maduran por completo es en los inicios de otoño.

Por otra parte, es necesario recordar la temporada en la cual se empieza el cultivo de la planta, pues si estas se siembran mas tarde de lo debido el periodo de maduración será sino hasta los finales de otoño.

Con esto en mente planteamos como un dato importante al tiempo, ya que las calabazas cuentan con un periodo de maduración de 5 o hasta 6 meses.
otros factores que tienen que ver con el tiempo de maduración son la variedad de calabaza y el color de esta.

Se conoce que cada variedad de calabaza cuenta con un color final característico. Existen variedades de color naranjas oscuras o naranja claro, en otros casos se han encontrado calabazas que mantienen un color verde en todo momento. Así que siempre se debe de tener en mente el tipo de calabaza por la que se ha decidido a cultivar y recordar el color que tiene que obtener al final.

En las calabazas maduras existe otro indicador en el cual nos podemos apoyar, pero este es cuando la planta se encuentre en su estado vegetativo. La forma en la que nos daremos cuenta es que cuando la calabaza comienza a madurar esta se seca de igual forma. Una seña particular se presenta en el tallo ya que este se seca por completo podremos ver que nuestra calabaza se encuentra madura.

Otro aspecto que se debe de revisar en una calabaza es la consistencia que presenta en su piel. Pues cuando las calabazas tienen una coloración verde o se encuentran en su etapa de maduración, la consistencia de su piel es muy suave. Y al momento de que la calabaza madura su cascara toma una consistencia mucho mas dura y no se le puede rayar con facilidad.

Con todas estas indicaciones para revisar si tu calabaza esta madura, solo necesitaras evaluarla en la temporada de cosecha para poder poner en práctica todo lo que mencionamos. Aunque el ultimo factor que puede llegar a cambiar el desarrollo de tu calabaza es el clima que estuvo presente en tu zona. En el caso de que las condiciones climáticas fueran predominantemente secas, las calabazas podrán madurar de una forma tranquila y sin muchas dificultades. Aunque si por el contrario durante su maduración las condiciones climáticas propiciaban en su mayoría lluvias o un clima frio, las calabazas se pueden llegar a arruinar, lo cual requiere que se cosechen antes de que terminen de madurar.

Factores que se deben para tener en cuenta al momento de cultivar una calabaza

Semillas de Calabaza

Si se presentaron condiciones climáticas de lluvia debemos de prepararnos para ayudar a nuestra calabaza contra la podredumbre, esta se causa por el contacto con tierra húmeda, pero se puede contrarrestar con facilidad. Esto se puede lograr con la ayuda de un poco de paja, pues solo necesitamos colocar un poco de esta en la parte inferior de nuestra fruta, seria como una cama que la proteja de la humedad.

A pesar de que la putrefacción causada por lluvias hacia las calabazas suelen ser problemas poco probables, nunca es malo conocer su posible solución. Este problema se evita por que a finales del mes de octubre que es justo antes de que inicie la temporada de heladas las calabazas se vuelven totalmente maduras y se pueden cosechar.

Un dato que debemos mencionarte es que, si llegas a comprar una calabaza en cualquier punto y no sabes si esta madura, existe una forma de comprobarlo. Este método es bastante antaño y se realizaba mediante el uso de un recipiente de agua lo suficientemente grande en el cual pudieras colocar la calabaza, solo se necesita sumergir la calabaza sin colocar nada más que agua en el recipiente. En el caso de que la calabaza flote en este recipiente, la calabaza no esta madura, pero por el contrario si la calabaza se hundía, las calabazas están completamente maduras.

El mejor método de preservación para las calabazas cosechadas recientemente

Si se almacena de la forma adecuada una calabaza recién cosechada, nos dará la posibilidad de disponer de estas durante la temporada de invierno. Es por eso por lo que se debe de almacenar de una forma adecuada, esto se logra evitando lugares con humedad, pues de lo contrario nuestro fruto puede llegar a podrirse. Entonces el lugar ideal para una calabaza es un sitio fresco, oscuro y seco.

La forma en la cual se pueden conservar y utilizar las semillas de la calabaza

Semillas dentro de la Calabaza

Después de haber cumplido todos los puntos anteriores para cuidar de nuestra calabaza, es momento para saber como aprovechar y cuidar de las semillas de esta.

Es bastante importante el correcto almacenamiento de las semillas de calabaza, y es mucho mas importante si nuestra calabaza pertenece a alguna especie o variedad nativa. El proceso de recolección y almacenamiento de las semillas de calabaza es un procedimiento bastante sencillo.

En el caso de las calabazas sus semillas se encuentran pegadas a la pulpa blanda, la cual se tira comúnmente. Esta pulpa se puede retirar con la ayuda de una cuchara, después solo se necesita lavarlas con un poco de agua, esto lo puedes hacer de una forma mas sencilla al utilizar un colador bajo el chorro de agua.

Después de lavar las semillas de calabaza se necesita secarlas. Esto puedes hacerlo con ayuda de cualquier papel absorbente o servilletas. Si quieres hacer este procedimiento de una forma más rápida solo deberás colocar las semillas sobre papel absorbente y colocarlas al sol durante unas horas.

En cuanto se hayan secado todas las semillas de calabaza solo necesitaras colocarlas en cualquier frasco de vidrio y podrás utilizarlas para la próxima temporada de siembra. Las semillas tienen la cualidad de poder germinar en un periodo de hasta dos años, aunque solo en el primer año de estas se garantiza su germinación total.

El procedimiento para poder tostar las semillas de calabaza

las Semillas de Calabaza

Una calabaza por si sola puede llegar a producir una amplia cantidad de semillas y puede que en futuras ocasiones no puedas utilizarlas todas. Por ese motivo es necesario aclarar que las semillas de calabaza se pueden ocupar sin mucha dificultad en la comida.

Las semillas se pueden disfrutar asadas, y es un alimento bastante rico y sencillo. Las semillas de calabaza por sí solas son comestibles y nos brindan algunos beneficios.

Para tostar las semillas solo se tiene que realizar lo siguiente:

  1. Las semillas se limpian y secan como te mostramos hace poco, después solo se colocan dentro del horno a 35 °C por aproximadamente 3 horas.
  2. Después de este tiempo se sacan las semillas y con un poco de salmuera (agua salada) con una proporción de 400 g de sal por cada litro de agua, se espolvorean y se vuelven a meter al horno a 35 °C durante unas 5 o 6 horas.
  3. Una vez pasado este tiempo solo se dejan enfriar dentro del horno y después se almacenan en bolsas herméticas, de papel o cualquier frasco.

Esta es una forma de prepararlas, aunque existen otras recetas. En caso de que no puedas cocinar tus propias semillas de calabaza, te recomendamos las pruebes pues son un platillo muy rico y con gran sabor. Déjanos un comentario si estas son de tu agrado o ¿Cuál es la forma en la que las consumes?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here