Hortalizas. Clasificación, Importancia, Beneficios, Propiedades Y Más

431

El término hortalizas se usa comúnmente y se aplica a las plantas colectivamente para referirse a toda la materia vegetal comestible, incluidas las flores, frutas, tallos, hojas, raíces y semillas. La definición alternativa del término vegetal se aplica de manera un tanto arbitraria, a menudo por tradición culinaria y cultural. Puede excluir alimentos derivados de algunas plantas que son frutas, nueces y cereales, pero incluyen frutas de otras, como tomates y calabacines, y semillas como legumbres.

Las verduras se pueden comer crudas o cocidas y desempeñan un papel importante en la nutrición humana, ya que son en su mayoría bajas en grasas y carbohidratos, pero altas en vitaminas, minerales y fibra dietética. Muchos nutricionistas alientan a las personas a consumir abundantes frutas y verduras, a menudo se recomiendan cinco o más porciones al día.

Sin lugar a dudas las hortalizas constituyen una parte realmente fundamental para mantener una alimentación de carácter saludable, a la vez que ayuda a proporcionar al organismo del individuo gran cantidad de nutrientes, entre ellos podemos destacar tanto el potasio, como también el ácido fólico, lo mismo que las vitaminas, entre ellas la A, la E y la C. Existen múltiples opciones para consumir, motivo por el cual son un alimento excepcional.

Las verduras se consumen de diversas maneras, como parte de las comidas principales y como bocadillos. El contenido nutricional de los vegetales varía considerablemente, aunque generalmente contienen poca proteína o grasa, y proporciones variables de vitaminas, provitaminas, minerales dietéticos, fibra y carbohidratos.

Las verduras contienen una gran variedad de otros fitoquímicos, algunos de los cuales se ha afirmado que tienen propiedades antioxidantes, antibacterianas, antifúngicas, antivirales y anticancerígenas.

Las hortalizas son beneficiosas para el organismo

Clasificación de las hortalizas

Las clasificaciones de frutas y verduras son más útiles para la evaluación y orientación dietética si se basan en la composición de estos alimentos. Este trabajo determinó si los niveles de componentes de los alimentos en frutas y verduras se correlacionaban con los criterios de clasificación según la familia botánica, el color, la parte de la planta y la capacidad total de antioxidantes (TAC).

Se creó una base de datos de 104 frutas y verduras de consumo común que contenía componentes de alimentos que se sabe que provienen principalmente de estos alimentos. Se utilizó un algoritmo de agrupamiento matemático para agrupar los alimentos en grupos homogéneos según los niveles de los componentes de los alimentos y los criterios de clasificación.

Los más útiles para clasificar fueron las familias botánicas rose, rue (citrus), amaryllis, goosefoot y legume; grupos de colores azul / negro, verde oscuro / verde, naranja / melocotón y rojo / púrpura; y partes de la planta de frutas, bayas, semillas o vainas y hojas.

Las agrupaciones basadas en los niveles de TAC no coincidían bien con los grupos identificados. Con frecuencia, los grupos se definían mejor mediante una combinación de variables de clasificación como el color y parte de la planta.

Los resultados sugieren que las agrupaciones de verduras de hoja verde oscuro; verduras de repollo de la familia; lechugas bulbos de la familia allium; legumbres frutas, raíces y tubérculos de color naranja oscuro / amarillo; frutas cítricas de la familia; tomates y otras verduras y frutas rojas; y las bayas rojas / púrpuras / azules son predictivas para los componentes de los alimentos Bulbos.

Por lo general, crecen justo debajo de la superficie del suelo y producen un brote carnoso y frondoso sobre el suelo. Los bulbos generalmente consisten en capas, o segmentos agrupados.

Hinojo, ajo, puerro, cebolla, chalota, cebolleta

Las flores

Las flores comestibles de ciertos vegetales.

Alcachofa (globo), broccoflower, coliflor, brócoli, choi sum, calabacín u otras flores de calabaza, gai lan (brócoli de brotes chinos)

Frutas

Las frutas vegetales son carnosas y contienen semillas.

Melón amargo, pimiento, chile, choko, calabacín, pepino, berenjena, melón borroso, médula india, médula, plátano, calabaza y calabaza, scallopini, tindora, tomatillo, tomate, turia (calabaza acanalada), se encuentran entre ellas

Los hongos

Cuando se refiere a los vegetales, los hongos son comúnmente conocidos con su mismo nombre.

Botón blanco, marrón suizo, taza (abierto no plano), enoki, ostra, Portabello (plano o taza marrón), shiitake, trufa – blanco y negro, destacan entre algunos ellos.

Son múltiples las vitaminas y los aportes de nutrientes que ingresan al organismo cuando se consumen hortalizas

Hojas

Las hojas comestibles de las plantas.

Bok choy, coles de Bruselas, col, lechuga, ong choi, puha, radicchio, remolacha plateada, acedera, espinaca, tat soi, tung ho, berro, witloof, wong nga baak (col de Pekín), son algunas de las variedades que entre ellas se encuentran.

Raíces

Suele ser una raíz redonda en la mayoría de las veces.

Remolacha, zanahoria, apio, daikon, chirivía, rábano, sueco, nabo, podríamos mencionar.

Semillas

(Legumbres) aparte del maíz dulce, las semillas crecen en vainas que a veces se comen junto con la semilla.

Frijol (verde, francés, mantequilla, serpiente), haba, guisante, guisante, maíz dulce

Tallo

Los tallos son comestibles en las plantas cuando el tallo es la parte principal de la verdura.

Espárragos, apio, colinabo

Tubérculos

Se denominan tubérculos a las verduras que crecen bajo tierra en la raíz de una planta.

Gema de la tierra, alcachofa de Jerusalén, kumara, papa, ñame, forman parte de ellos, vienen a estar proporcionados por las frutas y verduras.

Importancia de las hortalizas

Los individuos que mantienen una dieta bastante balanceada, y que además incluyen dentro de su dieta tanto verduras como frutas pasan a tener un riesgo reducido de enfermedades, más aún de aquellas calificadas como crónicas.

Al referirnos a las verduras, lógicamente tenemos que decir que las mismas constituyen una parte básica dentro de lo que se califica como una alimentación de carácter saludable, a la vez que son la base de gran cantidad de nutrientes, destacando como ya lo hemos mencionado el potasio, también el ácido fólico, la fibra y muchos otros componentes que brindan aportes trascendentales para el organismo.

Si nos referimos al potasio podríamos decir que el mismo ayuda a que la presión arterial se mantenga completamente saludable. Mientras tanto la fibra dietética que posee las verduras sirve para la reducción de los niveles de colesterol que se encuentran en la sangre, lo que en consecuencia ayuda a que se disminuyan las enfermedades del corazón.

Mientras tanto el ácido fólico ayuda a la formación de glóbulos rojos que estén realmente sanos. Cuando las mujeres quedan embarazadas y durante el primer mes de embarazo requieren contar con un folato que sea adecuado, esto para que no existan defectos en lo referente al tubo neural, ni tampoco en la espina bífida al momento de que se está llevando a cabo el desarrollo fetal en sí.

La importancia de las hortalizas se deriva de que son una fuente rica y comparativamente más barata de vitaminas. El consumo de estos artículos proporciona sabor, palatabilidad, aumenta el apetito y proporciona fibra para la digestión y para prevenir el estreñimiento.

Su consumo en cantidad suficiente de proteínas. También desempeñan un papel clave en la neutralización de los ácidos producidos durante la digestión de alimentos grasosos y pretenciosos, y también brindan valiosos forrajes que ayudan en el movimiento de alimentos en el intestino.

La importancia de las hortalizas se deriva de que son una fuente rica y comparativamente más barata de vitaminas. El consumo de estos artículos proporciona sabor, palatabilidad, aumenta el apetito y proporciona fibra para la digestión y para prevenir el estreñimiento.

Beneficios de las hortalizas

Son múltiples los beneficios naturalmente contienen vitaminas y minerales que pueden ayudarlo a mantenerse saludable. También pueden ayudar a proteger contra algunas enfermedades.

La mayoría de los seres humanos se beneficiarán consumiendo más frutas y verduras como parte de una dieta regular y bien equilibrada y un estilo de vida activo y saludable. Hay muchas variedades de frutas y verduras disponibles y muchas formas de prepararlas, cocinarlas y servirlas.

Los beneficios de las verduras para el organismo vienen a percibirse en un largo plazo, pues la salud en general mejora realmente y los órganos de nuestro organismo funcionan correctamente. También sirven para que el sistema digestivo funcione a la perfección, lo mismo que el excretor y hasta los huesos.

Hay millones de estudios que muestran que el consumo de verduras tanto verdes como también muy frescas sirven para el organismo y son realmente beneficiosos.

Algunas de las verduras son buenas fuentes y proporcionan beneficios al cuerpo humano, carbohidratos (leguminosas, camote, papa, cebolla, ajo y methi) proteínas (guisantes, vigas, verduras de hoja y ajo) vitamina A (zanahoria, tomate, muslo, verduras de hoja), vitamina B (guisantes, ajo y tomate), vitamina C (chiles verdes, hojas de muslo, cultivos de Cole, vegetales de hojas y hojas de rábano) minerales (vegetales de hojas, vainas de palillos).

Comer una dieta rica en verduras y frutas como parte de una dieta saludable en general puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, incluidos ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Comer una dieta rica en algunas verduras y frutas como parte de una dieta saludable en general puede proteger contra ciertos tipos de cáncer.

Las dietas ricas en alimentos que contienen fibra, como algunas verduras y frutas, pueden reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes tipo 2.

Comer verduras y frutas ricas en potasio como parte de una dieta saludable en general puede disminuir la presión arterial y también puede reducir el riesgo de desarrollar cálculos renales y ayudar a disminuir la pérdida ósea.

Comer alimentos como los vegetales que son más bajos en calorías por taza en lugar de otros alimentos altos en calorías puede ser útil para ayudar a reducir la ingesta de calorías.

Propiedades de las hortalizas

Las hortalizas son ampliamente recomendadas por sus propiedades que promueven la salud. Las frutas y verduras históricamente han ocupado un lugar en la orientación dietética debido a sus concentraciones de vitaminas, especialmente las vitaminas C y A; minerales, especialmente electrolitos; y más recientemente fitoquímicos, especialmente antioxidantes. Además, las frutas y verduras se recomiendan como fuente de fibra dietética.

Las frutas y verduras tienen muchas similitudes con respecto a sus composiciones, métodos de cultivo y cosecha, propiedades de almacenamiento y procesamiento.

De hecho, muchas verduras pueden considerarse frutas en el verdadero sentido botánico. Botánicamente, las frutas son aquellas porciones de la planta que albergan semillas. Por lo tanto, productos como tomates, pepinos, berenjenas, pimientos y otros se clasificarían como frutas sobre esta base.

Sin embargo, la distinción importante entre frutas y verduras se ha hecho sobre una base de uso. Aquellos artículos de plantas que generalmente se comen con el plato principal de una comida se consideran vegetales. Aquellos que se comen comúnmente como postre se consideran frutas. Esa es la distinción hecha por el procesador de alimentos, ciertas leyes de mercadeo y el público consumidor, y esta distinción se seguirá en este documento.

Las verduras se derivan de varias partes de las plantas y, en ocasiones, es útil asociar diferentes verduras con las partes de la planta que representan, ya que esto proporciona pistas sobre algunas de las características que podemos esperar de estos artículos.

Valor nutricional de las hortalizas

Las plantas son el regalo de la naturaleza, ya que proporciona alimento a todos los seres vivos. Todas las partes de las plantas, es decir, las raíces, las hojas, el tallo, las flores y las frutas son consumidas por todos en forma de cereales, frutas, especias y verduras. Las verduras son esencialmente necesarias para todos, componente fundamental para la vida humana, ya que contiene nutrientes como vitaminas, carbohidratos, proteínas, lípidos, minerales y agua que nos protegen de las enfermedades y brindan energía para realizar todas las actividades.

Así, las verduras se categorizan como mezcla de valor nutricional y valor medicinal. Las plantas juegan un papel importante tanto en nutracéuticos como en productos farmacéuticos.

Cada parte de la planta es muy nutritiva y buena para la salud, como

  • Raíces de remolacha, zanahoria, nabo, rábano, batata.
  • Tallos subterráneos- papa, cebolla, ajo.
  • Frutas-tomate, berenjena, pepino, ladyfinger, calabaza, manzana mango, naranja, guayaba….
  • Semillas de arroz, trigo, cebada, maíz.
  • Hojas- espinacas, mostaza, col, coliflor.
  • Legumbres, soja, gramo verde, garbanzo, gramo negro, etc. Un contenido nutricional consumido por los seres humanos. Dieta de equilibrio es un término familiar conocido por todos.

Cuando hablamos sobre el apetito, todos prefieren la dieta de equilibrio, pero hay otro término que se llama vegetarianismo o dieta verde, excluyendo todas las carnes y los huevos, un camino para mantenerse saludable y en forma.

Las verduras son buenos recipientes de nutrientes ya que las diferentes verduras contienen diferentes formas de nutrición, como proteínas, vitaminas y minerales, carbohidratos. El brócoli es un ejemplo perfecto de aquellas verduras que tienen un alto valor nutricional y sabor. Este artículo está aquí para compartir el valor nutricional de los vegetales que usamos comúnmente.

Las verduras son una rica fuente de vitaminas y minerales como la vitamina A, vitamina C, vitamina B1, vitamina B9, calcio y hierro. La ingesta regular de vegetales nutricionales adecuados es buena para la salud.

La nutrición comercial ha atraído ampliamente la atención de los científicos conscientes de la condición física y de los alimentos por sus beneficios comprobados para la salud. La mayoría de las verduras de uso diario son muy bajas en calorías y grasas saturadas.

Solo, por ejemplo, el berro y el apio contienen solo 11 y 16 calorías por 100 g respectivamente. Hay una larga lista de verduras cuya caloría es inferior a 20 por 100 g, como la calabaza de botella, el melón amargo, el repollo, el repollo chino, la berenjena, la endibia, la espinaca, la calabaza de verano, la acelga (abedul). Los estudios científicos han demostrado que estos alimentos bajos en calorías, pero ricos en nutrientes ayudan al cuerpo humano a mantenerse en forma y libre de enfermedades.

Las hortalizas son ampliamente recomendadas por sus propiedades que promueven la salud

Aportes de las hortalizas al cuerpo

Las verduras son tan importantes para la salud humana aporta

  • Vitaminas y Antioxidantes

Las verduras aportan tanto vitaminas como antioxidantes al organismo, constituyendo este de los principales beneficios de su consumo.

  • Fibra

Otro de los beneficios que es indudable es el aporte de fibra que hace al organismo, siendo este realmente importante para el organismo. Con ella se controla inclusive el control de los niveles de azúcar en la sangre e inclusive podríamos decir que ayuda en forma notable a prevenir el cáncer en el organismo.

  • Fitoquímicos

Los fitoquímicos son compuestos químicos de plantas que tienen muchas propiedades potenciales que promueven la salud. Diferentes frutas y verduras tienen diferentes fitoquímicos que brindan una variedad de beneficios.

Diferentes colores de frutas y verduras contienen diferentes fitoquímicos. La mejor manera de asegurarte de que estás obteniendo el máximo beneficio de todos los fitoquímicos es comer todos sus colores.

Cómo se cultivan las hortalizas

Algunas hortalizas son perennes, pero la mayoría son anuales y bienales, generalmente cosechadas dentro de un año de la siembra o siembra. Cualquiera que sea el sistema que se use para sembrar cultivos, el cultivo sigue un patrón similar; la preparación del suelo aflojándolo, eliminando o enterrando las malezas, y agregando abonos orgánicos o fertilizantes; sembrando semillas o plantando plantas jóvenes; cuidando el cultivo mientras crece para reducir la competencia de malezas, controlar las plagas y proporcionar suficiente agua; cosechando el cultivo cuando esté listo; clasificar, almacenar y comercializar el cultivo o comerlo fresco del suelo.

Los diferentes tipos de suelo se adaptan a diferentes cultivos, pero en general en climas templados, los suelos arenosos se secan rápidamente, pero se calientan también rápidamente en la primavera y son adecuados para los primeros cultivos, mientras que las arcillas pesadas retienen mejor la humedad y son más adecuadas para los cultivos de final de temporada.

La temporada de crecimiento se puede alargar mediante el uso de vellón, campanas, mantillo de plástico, politúneles e invernaderos.  En las regiones más cálidas, la producción de hortalizas está limitada por el clima, especialmente el patrón de lluvia, mientras que, en las zonas templadas, está limitada por la temperatura y la duración del día.

A escala doméstica, la pala, el tenedor y la azada son las herramientas preferidas, mientras que en las granjas comerciales hay disponible una amplia gama de equipos mecánicos. Además de los tractores, estos incluyen arados, gradas, taladros, trasplantadoras, cultivadores, equipos de riego y cosechadoras.

Las nuevas técnicas están cambiando los procedimientos de cultivo involucrados en el cultivo de hortalizas con sistemas de monitoreo por computadora, localizadores GPS y programas de autogestión para máquinas sin conductor que brindan beneficios económicos.

Las frutas contienen semillas y se desarrollan a partir de los ovarios de las plantas con flores. El primer paso para hacer frutos es la polinización. Los árboles frutales y las plantas producen flores. Luego, las abejas, los murciélagos, las aves e incluso el viento esparcen el polen de una flor a otra.

Esto desencadena el segundo paso, el proceso de fertilización, que resulta en una semilla fertilizada contenida dentro del ovario de la flor. Una vez que esto suceda, los pétalos de la flor se caerán, dejando un fruto inmaduro que comenzará a crecer.

Dentro del ovario, la semilla produce hormonas que hacen que las células de la pared del ovario se multipliquen, se expandan y se engrosen. Durante la temporada de crecimiento, la planta “madre” recibe luz solar, agua y nutrientes del suelo para seguir creciendo, lo que ayuda a que la fruta inmadura siga creciendo.

Eventualmente, la fruta liberará una hormona llamada etileno que señala el proceso de maduración. El etileno hace que se liberen enzimas que hacen que la fruta cambie de color y se vuelva más suave, más dulce y deliciosa para comer.

Las verduras, por otro lado, son todas las otras partes comestibles de una planta, incluidas las raíces (zanahorias, papas y nabos), bulbos (cebollas) y tallos (apio). Las verduras también son hojas (lechuga, espinaca y col rizada), tallos (espárragos y maíz) y capullos de flores (brócoli y coliflor).

Además de la luz solar, el agua y la temperatura adecuada, las plantas necesitan ciertos nutrientes del suelo para cultivar estas diferentes partes vegetales. Por ejemplo, las plantas necesitan potasio para el desarrollo de las raíces, nitrógeno para las hojas sanas y fósforo para el desarrollo de las flores.

Cómo se cuidan las hortalizas

Las frutas y los vegetales son los alimentos más desperdiciados. Aquí hay algunos consejos rápidos que lo ayudarán a cuidar sus frutas y verduras.

1. Mantenga los plátanos separados

Los plátanos maduros dejan escapar una gran cantidad de etileno, lo que hace que todas las frutas y verduras a su alrededor maduren rápidamente. Lo ideal es que las bananas se almacenen a temperatura ambiente a alrededor de 14 ° C.

Para ralentizar el proceso de maduración del plátano, sepárelo del montón y envuelve su parte superior en una película adherida. Esto evitará que las bananas maduren juntas rápidamente y reducirá la cantidad de etileno liberado.

2. Mantén las manzanas alejadas de las sandías

De manera similar, las manzanas son bastante altas en la cantidad de etileno que producen, y esto puede ser particularmente malo para productos como las sandías y los pepinos. El etileno hará que pierdan su textura y los hará volverse blandos y demasiado suaves más rápido de lo habitual.

3. Lavar las frutas y verduras adecuadamente

Las frutas y verduras compradas en la tienda generalmente están cubiertas con pesticidas y bacterias, que pueden hacer que envejezca rápidamente. Puedes usar un cepillo de productos para eliminar los residuos de las frutas y verduras firmes. Para frutas y verduras más suaves, siéntalos en un baño de agua y vinagre durante unos minutos, lo que disolverá los pesticidas y gérmenes.

4. Almacena las frutas y verduras a medio comer adecuadamente.

Almacenar una cebolla en rodajas media puede ser difícil. Cubre el lado expuesto con mantequilla y envuélvalo firmemente en papel de aluminio. Esto evitará que se seque y haga que el refrigerador huela a cebolla. Para las frutas como las manzanas y las peras, almacénalas en el agua y el limón, para evitar que se vuelvan marrones y suaves.

5. Secar algunas frutas y verduras.

Es mejor eliminar siempre el exceso de agua de la superficie de las frutas frescas y producir. Los alimentos como las bayas y las verduras de hoja durarán más tiempo si se mantienen secos. Así que cuando los almacene, use una toalla de papel para absorber toda la humedad.

6. Almacenar frutas y verduras por separado.

En general, las frutas y verduras tienden a necesitar diferentes niveles de humedad para mantenerlas frescas. Las frutas necesitan un ambiente más seco que las verduras. Además, las frutas producen más etileno que las verduras, por lo que es mejor guardarlas siempre en compartimientos separados dentro de tu refrigerador. Incluso puedes considerar congelar tus bienes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here